jueves

Jaque mate

Sentirse como un rey, en la posición e6, pero con dos caballos del bando contrario posicionados en f6 y h7. Así aún podría escapar, pero un alfil en d6, otro en h3 y una reina en b4 me barran el paso, no tengo escapatoria, estoy en jaque mate.
Mis cuatro peones restantes mal posicionados no pueden hacer nada por mí, y mi alfil en f7...¿Porque no lo moví antes?


El tablero de la vida es algo mas complejo. Existen mas fichas, tantas como tu desees. Te puedes mover por mas posiciones, pero si no eliges la correcta en el momento exacto, te puedes llegar a sentir igual que un pobre rey de ajedrez mal defendido. Has de saber jugar mirando hacia el futuro, no mover por mover, no atacar por atacar.


Paciencia. Inteligencia. Astucia.


Requisitos necesarios para todo juego con reglas marcadas. Y yo me pregunto. ¿Me falló la paciencia? ¿Me faltó inteligencia? ¿O quizá no fui lo suficiente astuta?

La vida tiene una diferencia con el juego: en ella puedes retroceder sin que nadie te llame tramposa, y aunque no puedas recular exactamente al punto de inicio, puedes recular lo suficiente como para escoger otra táctica, otro recorrido.

2 comentarios:

miguel pérez dijo...

muy filosófica te veo hoy sheila. me ha gustado tu texto, de mis favoritos en tu reciente blog.

no a la tauromaquia¡¡

Lágrimas verdes dijo...

Me ha encantado!
Hoy me siento muy identificada con esto que has escrito casi un mes antes.
Pasaré por aquí más a menudo.